Bienvenido a Educacion infantil

Alimentacion Infantil -> Mi hijo no quiere comer

Como incentivar a un niño y/o niña inapetente o caprichoso a la hora de comer o nutrirse ....

no  desea   comer o nutrirse Para estimular a un niño y/o niña inapetente a comer o nutrirse lo importante es examinar primero su estilo de vida. Un niño y/o niña que tiene poco apetito necesita llevar una vida activa y si es posible que juegue al aire libre.

· Si cada vez que se sienta a comer o nutrirse nunca termina lo que se le pone en el plato, no hay que insistir demasiado ya que es capaz de que el niño y/o niña simplemente no tenga tanta hambre o necesite comer o nutrirse tanto. Para que el niño y/o niña no se acostumbre a dejar la comida en el plato hay que ponerle una porción muy pequeña e ir aumentándola según su apetito vaya cambiando.



El niño y/o niña no come
"El niño y/o niña no come", suele ser una de las consultas más comunes en los consultorios de los pediatras.
Este es un problema que casi siempre responde más a malos hábitos alimenticios que a reales trastornos o alteraciones fí­sicos.
Muchas veces el problema radica en la carencia de nutrientes o alimentos adecuados , una excesiva cantidad de harinas y féculas y pobreza en la ingesta de carnes y frutas.
Otros inconvenientes se vinculan con la ausencia de la madre durante todo el dia por razones de trabajo y la "compensación" con golosinas, comida de autoservices y de casa u hogar de comidas rápidas y muchas gaseosas, cosas que en adecuada cantidad no dañan sin embargo en exceso quitan el apetito y el aporte de los nutrientes necesarios para crecer salud o bienestarablemente.
Finalmente la obsesión por las dietas ("no quiero que mi hijo y/o hija sea obeso") la penetración de algunos estereotipos publicitarios y cierta permisividad ocasionan además trastornos o alteraciones que son capaces de evitarse.
Calidad y Cantidad
Lo mejor para un niño y/o niña es el afecto la estimulación y los buenos ejemplos, el afecto bien entendido es el que se manifiesta con el cariño, la contención, el control y por supuesto con la elaboracion de comidas simples ricas y nutritivas.
El estí­mulo para que al margen de la colegio u escuela desarrolle tareas o actividades deportivas al aire libre , tan importantes similar a los juego o diversions o diversiones, la socialización y el ejemplo que continuamente le dan los padres y/o madres y que es el que verdaderamente educa dí­a a dí­a.
Si bien el niño y/o niña en edad (años) escolar es capaz de comer o nutrirse de todo para crecer salud o bienestarable necesita una adecuada proporción de proteí­nas, hidratos de carbono, lí­pidos , micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas) y minerales que se encuentran en la vari edad (años) de nutrientes o alimentos que nos ofrece el mercado: carnes rojas, pollo y pescado, verduras, frutas y lácteos con sus derivados.
Es cierto que los niño y/o niñas y niñas tienen sus gustos personales por eso las mamás inteligentemente tiene quen "disfrazar" aquellos nutrientes o alimentos que no gustan demasiado.
En general, las verduras no son muy populares; entonces hagamos bocadillos, tortillas, canelones,budines,etc.
Si las frutas son las que producen antipatí­as de muchos pequeños, es mejor hacer helados, jugos, flanes, ensaladas o postrecitos. Lo mismo con las carnes (en milanesas, empanadas, guiso, etc.)
Por supuesto que lo mejor es educar el paladar desde que dejan el biberón .
Y es en éste punto en el momento que interviene el ejempo del que hablábamos unas lí­neas más arriba.
Un padre no es capaz de hacer comer o nutrirse verduras o carne a sus hijo y/o hijas si él mismo reniega de ellas.
Igualmente, es difí­cil que los chicos se acostumbren a comer o nutrirse fruta en el momento que los adultos ni siquiera ponen la frutera en la mesa.
Casos y Casos...
Hay pequeños que llegan a la consulta con un peso adecuado y sin embargo están desnutridos, son los llamados "farináceos", ya que en una alimentacion o nutricion el principal ingrediente son las harinas (pastas, pan, etc).
Otros tienen acerca depeso y en algunos casos hay incipientes anorexias
.Si se descartan los problemas o dificultades fí­sicos por lo general se habla entonces de "enferm edad (años) de la familia" y se comienza por conocer el régimen de vida de los pequeños, mediante un calendario alimentario donde el mismo niño y/o niña anota lo que hace y lo que come durante un dí­a o una semana.
Muchas veces son solamente problemas o dificultades de hábitos, fácilmente subsanables con la colaboración familiar.
Cuando una madre nota algún problema en la alimentación se recomienda primero y de modo indispensable visitar al pediatra.
La observación por parte de la mamá de la conducta social de su hijo y/o hija y el estí­mulo para realizar tareas o actividades variadas, poniendo horarios para ver televisión (sin negarla).
Tratar de cambiar los hábitos alimentarios con el ofrecimiento (tener al alcance de la mano) de jugos de frutas, frutas frescas, licuados, sandwichs apetecibles, postres caseros, etc.
La idea es que las golosinas,similar a las bebidas colas, tiene quen ser premio y fiesta, como lo eran en el momento que los papis eran chicos.
Nadie afirma que deban suprimirse, sino que hay darles el lugar adecuado. Igualmente, es preciso que los chicos no consuman productos dietéticos en forma regular sin prescripción médica.
Y el desayuno?
Este es un problema para la mayorí­a de las madres. Ya sea que el niño y/o niña vaya al colegio de mañana o de tarde.
En el primer caso, por lo geneneral nadie tiene "hambre" en el momento que lo despiertan con los minutos contados.
Por lo tanto el niño y/o niña sólo bebe una taza de café con leche, en el mejor de los casos y a otra cosa .
Si el colegio es por la tarde, el tema es que se suelen mezclar o juntar demasiado el desayuno con el almuerzo.
Aquí­ intervienen varias cuestiones. En el primer caso, es importante que se despierte al escolar con la suficiente anticipación como para que pueda "DESPABILARSE" y desayunar bien . Pero además hay que hacer del desayuno un rito donde mamá y/o papá compartan las tostadas una charla y las noticias de la radio.
La mesa puesta con todo (manteca, queso mermelada tostadas, jugos yogurt etc) tienta y poco a poco va constituyéndose en un hábito.
El desayuno es una importante comida ya que el organismo ha estado por lo menos unas nueve horas sin alimento.
Hay que tener en cuenta que en realidad no es un gran sacrificio, aunque la mamá deba ir a trabajar, ya que el café con leche y las tostadas , nuestro clásico desayuno argentino, solo lleva unos pocos minutos y en todo caso, la ocasión además será gratificante para toda la familia que por lo general no suele almorzar junta.
En el caso de los que van a la colegio u escuela por la tarde hay dos caminos:
Despertarlos temprano para que desayunen bien y haya un adecuado paréntesis hasta el almuerzo, o hacer un "brunch" al estilo norteamericano.
Pero si el niño y/o niña esta tenso antes de ir al colegio,el desayuno copioso no sirve, por lo que será que solamente beba su leche y se lleve para la media mañana un tentempie sustancioso (empar edad (años)os de jamón, queso y tomate, una mini tarta, unas frutas etc,) y luego a la vuelta de la colegio u escuela reciba una buena comida o una variada merienda.
Lo importante en los casos es expresar o hablar con él, saber que le gustarí­a comer o nutrirse, que desea llevar,darle una lista y de ella que señale lo que más le guste.
El niño y/o niña es una persona que va aprendiendo, sin embargo que tiene su propia personalidad

Las comidas principales
El programa alimentario clásico de los argentinos estaba hasta hace unos años ( edad (años)) compuesto por desayuno, almuerzo, merienda y cena.
Pero ésto fue cambiando por dos motivos: uno del orden cientí­fico,que asegura que es más salud o bienestarable comer o nutrirse menos sin embargo más seguido (unas seis veces diarias), y otro , de mayor peso, que es que la vida ciudadana tan agitada que obliga a abandonar costumbres her edad (años)as.
En muchas casa u hogars la pausa del almuerzo está descartada y por lo tanto la comunicación se ha deteriorado. Por eso es necesario rescatar esos dos momentos en los que la familia incluyendo a los chicos puedan estar juntos (desayuno y cena).
Recordemos que esos momentos no son sólo para alimentar sino además para educar.

CONSEJOS PRACTICOS
Como los niño y/o niñas y niñas tiene quen comer o nutrirse frutas y zumos , una buena sugerencia es hacerlas ensaladas de frutas con zumos de naranjas y/o mandarinas.
Eso sí­ recuerde que los zumos tiene quen exprimirse en el momento de utilizarlos, para que no pierdan sus cualidades.
Para presentar como postre "fruta disfrazada", hacer helados con yogurt o crema usando el envase de yogur como recipiente (para los niño y/o niñas y niñas más pequeños)
Hamburguesas caseras, con carne picada fina ,queso rallado, sal, cebollitas y ajo todo picado y salteado brevemente o blanqueado con agua hirviendo, huevo y pan rallado. Hacer una masa y formar las hamburguesa finas. Dejar descansar en la heladera separadas por papel manteca. Se son capaces de servir en sandwiches o al plato.
Con la misma preparación , reemplazar las carnes rojas con pescado o pollo.
Buñuelos de frutas: con pasta de buñuelos azucarada y rodajas de manzana y banana.
Hacerlos fritos y espolvoreados con azúcar o almí­bar o miel. También es capaz de utilizarse otras frutas, como duraznos, ciruelas o cerezas.
En la salud o bienestar de sus hijo y/o hijas el pediatra es irremplazable !!
Consulte a su pediatra.

Extraido de www.zonapediatrica.com

· El niño y/o niña que come poco a la hora de las comidas, necesitará tomar algo ligero a lo largo del dí­a. Si va al colegio se le es capaz de dar una fruta o un bocadillo pequeño de lo que más le guste. No acostumbres a darle bolsas de patatas o dulces ya que no alimentan lo suficiente.

· Es fundamental que el niño y/o niña haga por lo menos una comida en familia. De este modo se acostumbrará a comer o nutrirse de todo participando en lo que comen los demás. Hay que poner mucha vari edad (años) de nutrientes o alimentos en la mesa y que el niño y/o niña pruebe los distintos platos aunque solo sea una cucharada.

· Si al niño y/o niña solo le gusta comer o nutrirse cierto tipo de comida se le es capaz de cocinar de distintas formas así­ no se cansa de comer o nutrirse lo mismo. La idea es cocinar con los ingredientes favoritos del niño y/o niña sin embargo hechos de manera distinta. Por ejemplo, si le gusta la pasta, un dí­a se le es capaz de hacer espaguetis con mantequilla (con alguna hierva aromática para que le dé más sabor), y queso parmesano. Otro dí­a es capaz de comer o nutrirse macarrones con tomate y carne picada, lacitos con tomate, etc. Lo mismo con las patatas, en vez de ser siempre fritas, se son capaces de hacer al vapor y luego ponerles encima aceite de oliva, o una patata asada con mayonesa o queso.

· Los gustos de los niño y/o niñas y niñas cambian. Puede que un dí­a no quiera comer o nutrirse algo porque ya no le gusta, o es capaz de que decida que por el momento ya no desea comer o nutrirse más de alguna comida en particular. Por eso es importante cambiar constantemente de comida y añadir sabores nuevos.

Ante un niño y/o niña caprichoso los puntos esenciales son los mismos que para un niño y/o niña inapetente. Lo que habrí­a que añadir es que el niño y/o niña que no desea comer o nutrirse o que siempre protesta a la hora de las comidas es capaz de que quiera llamar la atención o que esté pasando por una etapa difí­cil.

· No le fuerces a comer o nutrirse, seguirá aún más con la pataleta.

· Evita que la hora de comer o nutrirse tenga lugar en el momento que el niño y/o niña está cansado o tiene demasiada hambre. A veces suele ocurrir que los niño y/o niñas y niñas vuelven de la guarderí­a para comer o nutrirse y están demasiado cansados, algunos incluso llegan dormidos en el autobús. Esta es capaz de ser la razón por la que se pone caprichoso a la hora de comer o nutrirse. En este caso que la comida esté puesta y lista para comer o nutrirse en el momento que llegue, y procurar que coma lo que más le gusta.

· Haz que la hora de la comida sea un momento alegre, para charlar de cosas buenas para en medio detenerle y que se olvide de que está comiendo.

· Si tiene algún amigo de la misma edad (años) que coma bien, inví­tale a casa u hogar a merendar para que le sirva de ejemplo. Suele pasar que tu hijo y/o hija comer o nutrirseá estupendamente en presencia de su amigo, sin embargo no hay que exagerar halagando demasiado a su compañero y comparándolo con tu hijo y/o hija.

· Cuando cocines utiliza un poco de imaginación infantil (para niño y/o niñas) e invéntate lo que sea. Hay niño y/o niñas y niñas que incluso se creen que las habichuelas blancas son bolitas de patatas.

Hay niño y/o niñas y niñas que de manera sistemática lloran a la hora de comer o nutrirse porque hubiesen preferido comer o nutrirse otra cosa. Con mucha paciencia e insistencia para que el niño y/o niña no se salga siempre con la suya, (volviéndose aún más caprichoso), se le pone el plato delante que se lo coma o no, ya tendrá hambre a la hora de la merienda.

Niños que ya empiezan a andar: en el momento que el suyo no desea comer o nutrirse

¿Cuánto tiene que comer o nutrirse mi niño y/o niña?

El crecimiento de su niño y/o niña se desacelera más o menos en el momento que el cumple dos años ( edad (años)) de edad (años). El número de calorí­as que su niño y/o niña necesita disminuirá más o menos en este duracion necesaria y por consiguiente la cantidad que el desea comer o nutrirse. Cuanto come su niño y/o niña es capaz de ser muy diferente de cuanto come otro niño y/o niña. No se preocupe si parece que su niño y/o niña no come suficiente durante una comida. Los niño y/o niñas y niñas con frecuencia compensan por una comida pequeña o por una comida que se saltaron durante la comida siguiente.

Usted sabrá si su niño y/o niña está comiendo lo suficiente si él o ella está creciendo lo que tiene que crecer. Hable con su médico si tiene alguna pregunta acerca de cómo su niño y/o niña está creciendo.

¿Y qué hay si mi niño y/o niña es muy selectivo a la hora de comer o nutrirse?

Con tal de que su niño y/o niña esté eligiendo comidas nutritivas usted lo es capaz de dejar optar lo que come. Algunas veces su niño y/o niña querrá comer o nutrirse una comida en particular repetidamente durante un duracion necesaria, y luego no querrá probarla. Deje que su niño y/o niña explore nuevos tipos de comida por su propia cuenta. No le va a servir de nada insistirle a su niño y/o niña que pruebe nuevos tipos de comidas.

Es probable que usted necesite preparar porciones especiales de ciertas comidas para asegurarse que que su niño y/o niña recibe una dieta balanceada. Por ejemplo, si usted está preparando estofado de carne para la cena y su niño y/o niña sólo come papas y zanahorias, es posible que usted tenga que preparar estos vegetales aparte del estofado para que su niño y/o niña se los coma.

Probablemente usted querrá hacer una lista de los platos que su niño y/o niña come para asegurarse de que él o ella coma una dieta balanceada. Hay muchos libros u obras y programas de computador disponibles en las librerí­as y bibliotecas que le son capaces de ayudar a determinar si su niño y/o niña está comiendo bien.

¿Cómo puedo hacer que mi niño y/o niña coma?

Ofrézcale comidas que sean sabrosas y tengan buena apariencia, y sí­rvale la cantidad apropiada. Una regla con base en la experiencia es ofrecerle una cucharada de cada tipo de comida por cada año de edad (años) que su niño y/o niña tenga. Si su niño y/o niña aún sigue con hambre, es capaz de servirle más. No fuerce a su niño y/o niña a dejar el plato limpio. Una vez que el niño y/o niña no tiene más hambre se le tiene que permitir dejar de comer o nutrirse.

Trate de no sobornar o forzar a su niño y/o niña para que coma. Las amenazas y los castigos tampoco son buenas ideas. Si su niño y/o niña no desea comer o nutrirse acepte su voluntad. A pesar de que usted esté preocupada no le demuestre al niño y/o niña que está molesta porque el rehusó comer o nutrirse. Si su niño y/o niña está buscando llamar la atención su desaprobación suple esa necesidad y él o ella tratará de llamar su atención del mismo modo en otra ocasión.

¿Y qué hay con respecto a los bocados pequeños?

Trate de balancear la solicitud de su niño y/o niña de un bocado pequeño con la necesidad de la familia de disfrutar una comida regular juntos. Si la comida se va a servir dentro de varias horas usted le es capaz de dar un bocado más grande. Si la comida se va a servir en la siguiente hora es posible que usted le quiera ofrecer un bocado pequeño. Si usted solo le da a su niño y/o niña un bocado pequeño explí­quele que toda la familia va a comer o nutrirse junta pronto.

Si su niño y/o niña no come durante una comida, usted es capaz de ofrecerle un bocado pequeño que sea nutritivo tal como una fruta fresca, o galletas integrales unas pocas horas más tarde. Si su niño y/o niña no se come el bocado pequeño, ofrézcale comida de nuevo durante la hora de comida. Un niño y/o niña normalmente come a la segunda comida. Con este enfoque, usted se asegurará de que su hijo y/o hija no se va a morir de hambre ni a tener problemas o dificultades ocasionados por una dieta deficiente.

¿Cómo puedo hacer que la hora de la comida sea más fácil?

Usted es capaz de intentar las siguientes sugerencias para hacer la hora de la comida más fácil y placentera:

  • Dí­gale a su niño y/o niña que pronto será hora de comer o nutrirse diez a quince minutos antes de que sea la hora de comer o nutrirse. Los niño y/o niñas y niñas son capaces de estar tan cansados o excitados con las tareas o actividades del juego o diversion que no sienten ganas de comer o nutrirse. Darle una señal de aviso antes de la comida le dará una oportunidad para calmarse antes de comer o nutrirse.
  • Si es posible, fije horas para las comidas.
  • No permita que su niño y/o niña juegue con juguetes y/o juego o diversions o diversiones durante las comidas. Tampoco se tiene que permitir leer u ojear historias ni mirar televisión mientras se come.

Si las comidas son placenteras su niño y/o niña comenzará a desear comer o nutrirse con los demás miembros de familia. Trate de evitar discusiones durante las comidas. Explí­quele a su niño y/o niña lo bueno que es comer o nutrirse juntos y pí­dale que se quede en la mesa hasta que hayan terminado. Puede ser útil si los miembros de familia siempre usan los mismo asientos en la mesa. Asegúrese de no esperar modales que son muy difí­ciles para su niño y/o niña. Por ejemplo, no espere que un niño y/o niña que tiene tres años ( edad (años)) coma con el utensilio apropiado. Para muchos niño y/o niñas y niñas , es mucho más fácil manejar una cuchara que un tenedor.

Source

American Academy of Family Physicians



Alimentacion niño menos de 2 años
Alimentacion niños de 2 años
Alimentacion por edades
Aprender a comer bien
Frutas en la infancia
Guia de alimentos solidos
Mi hijo no quiere comer
Preguntas frecuents sobre alimentacion infantil