Bienvenido a Educacion infantil

Salud Infantil -> Niño agresivo

El tratamiento de la agresividad en un niño y/o niña, en los casos que sea persistente su conducta agresiva, tiene que estar sometido a un profesional especializado. El tipo de tratamiento que se utilizará dependerá del resultado de la evaluación que se haga. Lo primero que harán será identificar, a través de observaciones,  charlas y en medio devistas, los antecedentes (causas y reacciones a la frustración) y los consecuentes (qué es lo que gana con la agresión) del comportamiento agresivo del niño y/o niña. 
Teniendo en cuenta de que la conducta agresiva de un niño y/o niña es un comportamiento aprendido y como tal se es capaz de modificar, la intervención de los padres y/o madres bien como de los profesores es muy importante. El castigo fí­sico no es aconsejable en ninguno de los casos porque sus efectos son generalmente negativos: se imita la agresividad y aumenta la ansi edad (años) del niño y/o niña. Si nos empeñamos en cambiar la conducta agresiva de nuestro hijo y/o hija, y mantenemos la paciencia y la perseverancia, seguramente solucionaremos el problema.

La psicóloga Gloria Marsellach Umbert, autora del libro ?Recetas del psicólogo en la red?,  define algunas pautas acerca de cómo solucionar el problema. Según ella, se tiene que seguir un plan:
1 - Identificar el tipo de conducta, es decir, qué es lo que nuestro hijo y/o hija está haciendo exactamente. Hay que ser objetivos y especí­ficos en la respuesta. Si el niño y/o niña patalea, grita, o de que forma expresa su agresividad.
2- Apuntar diariamente en una tabla, y durante una semana, cuantas veces el niño y/o niña aplica la conducta de agresividad. Anotar qué es lo que provocó el comportamiento. Con lo cuál será necesario registrar los porques y las respuestas. Apuntar además en qué momentos los ataques agresivos son mas frecuentes.
3- Elegir dos objetivos para modificar la conducta: debilitar la conducta agresiva y reforzar respuestas alternativas deseables existentes en el repertorio de conductas del niño y/o niña o en la enseñanza de habilidades sociales. Ejemplos:
- Existen algunas condiciones que proporcionan al niño y/o niña consecuencias gratificantes para su conducta agresiva. Por ejemplo, si en el patio del colegio, no estando el cuidador, el niño y/o niña sabe que pegando a sus compañeros, éstos le cederán lo que él quiera, habrá que poner a alguien que controle el juego o diversion hasta que ya no sea necesario.
- Reducir el contacto del niño y/o niña con los modelos agresivos. Muéstrele a su hijo y/o hija otras ví­as para solucionar los conflictos cómo el diálogo, el razonamiento, el establecimiento de normas, etc. Si los niño y/o niñas y niñas ven que los mayores tratan de resolver los problemas o dificultades con tranquilidad, podrán imitar esta forma de actuar.
- Los padres y/o madres tiene quen reducir los estí­mulos que provocan la conducta. Enseñar al niño y/o niña a permanecer en calma ante una provocación.
-  Recompense a su hijo y/o hija en el momento que éste lleve a cabo un juego o diversion cooperativo y asertivo.
4- Cuando esté determinado el procedimiento que utilizará, poner en práctica el plan. Debe continuar registrando la frecuencia con que su hijo y/o hija emite la conducta agresiva para así­ comprobar si el procedimiento utilizado está sendo o no efectivo. Informar del plan elegido a los adultos que formen parte del entorno social del niño y/o niña. Mantenga una actitud relajada y positiva y notarás los progresos. Al final, se sentirán mejor.


Bronquiolitis
Catarro
Complejos sexuales infantiles
Cuadro vacunas infantiles
Cuanto debe dormir
Desarrollo de 0 a 20 meses
Desarrollo del niño de 18 meses
Destete
Dolor de barriga
Efectos de la pornografia en los niños
Fiebre infantil
Fimosis
Hacers pis en la cama
Higiene infantil
Lactancia materna
Masaje infantil
Mascotas y alergia
Mi hijo no oye bien
Niño agresivo
Niños con depresion